Feeds:
Entradas
Comentarios

Comúnmente veo todo tipo de groserías y actitudes de parte de los conductores de servicio hacia las personas que utilizamos el bus como medio de transporte. La mayoría de las veces permanezco en silencio porque no me gusta meterme en problemas y porque consideraba que ese tipo de personas no entiende si los tratas del mismo modo. Así que como mucho permanecía ajena. Hasta hoy.

 

Lejos de insultarte, ya que de por si qué miserable es tu vida, a tu edad, la vives con tal prisa y carente de felicidad, que no puedo menos que compadecerte. Pero quiero escribir este post para la posteridad, no porque tú lo valgas, sino porque espero que algún día cuando seas anciano, el karma te regrese todo lo que hoy cosechas, espero que al leer estas líneas —estos actos se repiten a diario— hayas sido tratado con la misma crueldad y desdén que has tratado a una persona enferma, anciana y lenta, por el simple hecho de tu prisa y ganarte unos pesos.

 

No tengo coraje por la forma en que te comportaste, es indudable tu falta de paciencia y no estamos al mismo nivel de valores, y aunque estabas en la mejor disposición de ofender a cualquiera y de posar a mi cámara, es una pena que no haya podido retratarte como debiera, así pudiera exhibirte con claridad, y no porque tenga odio contra ti, sino porque espero que alguien pueda reconocerte y evite repetir tus errores, así por una vez en tu vida, te de vergüenza y trates a las personas con dignidad, mejor aún si la que lee mi nota es tu madre, tu hermana o algún familiar, porque así tal vez te ayuden a tratar a las personas con el respeto y la tolerancia que merece cualquier individuo.

 

Sé que no te conozco, ni cómo te llamas, pero dado el nefasto ser humano que eres, no me importa, pero si deseo y voy a pedirle al cosmos que te devuelva triplificado lo que des en esta vida. Y si algún día, por azares del destino, porque pasa, llegas a ver este post, te dejo una invito a una reflexionar sobre una ley de oro, que espero aprendas de la mejor manera: “Como te ves, me vi, como me ves, te verás”. ¡TEN LA VIDA QUE MECERES!

loco

 

 

Anuncios

Algún día, una de esas veces será distinto

 

La amiga de una amiga un día se despertó entendiendo que ya era suficiente de noches vacías, de relaciones tóxicas, amistades bipolares; de lazos enemigos y de sus propios pensamientos y autocriticas. Ella descubrió que muchas situaciones en su vida no cambiarían solo con desearlo, sino que tenía que sacar los dientes y las uñas aunque fuera doloroso.

 

También tengo una amiga, que no conoces, que se enamoró de un buen tipo, el amor más bonito que imagines que como muchos terminó con una herida terrible. Ella se preguntó qué fue lo que hizo mal. Aun así, experimentó la vida, el dolor, la insatisfacción, la alegría, etc., pero seguía pensando en el buen tipo. Veinte años pasaron lentos y una llamada que nunca llegó, fue el fin a su tiempo perdido… mi amiga pensó: ¡Qué pendeja he sido! ¡He dejado de ver cada arcoíris por estar atenta a su mirada! ¿Cuántos besos me habré perdido por añorar uno suyo?

 

La amiga de una prima cansada de brincar de sapo en sapo decidió casarse con el Sapo que le dio protección y comodidades. Y aunque su vida no era lo que ella deseaba, siguió la regla de nacer, comer, reproducirse y tener en su corazón al “otro” hombre que la hacía sentirse viva.

 

La mejor amiga de mi mejor amiga tiene un novio que le pega, y lo sé porque mi mejor amiga me ha pedido consejos cuando ve que llega con moretones en los cachetes, y con su sonrisa de miss universo de aquí no pasa nada. Mi mejor amiga se quedó su amiga cuando su mejor amiga le dijo ayer que estaba harta de que se metieran en su vida y que mejor se comprara una vida para dejar en paz la suya.

 

Escuché que una mujer se enamoró de una persona más joven. Ella nunca tuvo un amor puro, ella siempre estuvo a la mano de todos con o sin voluntad, pero decidió vivir como madre, abuela y viuda porque le hicieron creer los amargados que el amor en la vejez era ridículo y grotesco, y ella lo creyó.

 

Camino al trabajo, a mi escuela, en el mercado, en los parques, las bancas; siempre escucho a las amigas de las amigas, a las primas de las primas, las vecinas de las vecinas, etc., quejarse de sus problemas o vanagloriarse de su buena vida, pero nunca escucho el yo, el yo que tenemos atravesado en el gañote y nos hace miserables, el yo sufro, yo estoy harta, yo grito, yo estoy cansada, yo no quiero, el yo quiero ser libre.

 

Se de las mujeres putas y las santas, de mujeres trabajadoras y flojas; escucho de mujeres violadas y feministas, de las sumisas y las mujeres asesinadas… y… y… y luego quedan en el olvido… como desconocidas… como flores marchitas…

 

¿Por qué?

¿Por qué no aceptamos que vivimos en el mundo que deseamos?

¿Por qué no aceptamos vivimos la vida que elegimos?

 

Eliges vivir con las personas equivocadas, enamorarte de la persona incorrecta, escuchar la opinión de los demás, dejar de vivir tu vida por miedo, pero no eliges luchar el doble de fuerte para superarlo y ser feliz. Elegimos estar con alguien que nos da comodidad, ser una víctima de la circunstancias, vivir a la elección de alguien más, porque en el fondo es menos dolor eso que pedir respeto y libertad.

 

Estas esperando este día para tener fuerzas. Hoy quieres festejar ser mujer en lugar de elegir serlo todos los días… hoy quieres valorarte… amarte… mientras los trescientos sesenta y cuatro días que faltan vives apagada y gris…

 

Estas esperando que el infiel te valore, que tu amante te dé un lugar, que tu novio te construya un castillo, que tu familia te reconozca, pero… tú misma te levantas odiándote, detestando tus lonjas, tus canas, menospreciándote por ser morena o blanca.

 

Por qué nos complicamos la existencia esperando que los demás nos entiendan, cuando nosotras no somos capaces de pelear por lo que queremos.

 

Lloras porque no te aceptan como eres pero no te proteges de tus autocríticas, lloras por alguien que no te merece, pero nunca te felicitas por resistir maravillosamente tus años, lloras por la vida que no quieres… pero sigues ahí sentada, esperando que alguien más la cambie por ti.

 

¡Despierta mujer!

¡Está es la vida que vives!

¡Está!

¡La que salta en nuestras células!

¡En las piernas!

¡Aquí, y ahora!

 

Nacimos para ser feliz, para compartir lo que somos y sabemos, para sonreír, pero nadie va a hacerse responsable si no vives feliz. Nadie va a hacerse responsable de tus lágrimas o tu felicidad, depende de ti ser feliz o no. ¡Entiéndelo! No pierdas el tiempo tratando de encontrar el motivo de porque tú tienes más canas, mejor cuerpo o más oportunidades que otros.

 

¡Aprovecha la libertad!

 

Vive cada instante al máximo cuando ames. ¡Ten sexo seguro! ¡Equivócate! ¡Jodidos los perfectos que no aman ni cogen porque no saben que de santos y diablos no se llena el universo! ¡Miserables los que viven criticando a los demás porque desperdician el tiempo en otros, cuando es más importante preocuparse de sí mismo!

 

¿Qué, si la gente no te acepta cómo eres?

¿Qué, si las personas juzgan lo que haces?

¿Qué, si el amor no te abraza?

 

Entiende que la felicidad no puede dártela nadie. Es tuya. Lo grandioso que surge de tu alma solo es posible por ti, y para ti. La felicidad es esa que eliges, conecta con el mundo y vuelve a ti en el amor. El amor son nuestras alas y amar es terapéutico. Que nadie te diga o te detenga de ir por chayotes si no quieres naranjas comunes. Porque para encontrar tu exacta mitad necesitarás besar cien sapos, y algún día, una de esas veces será distinto… quizás no sea el sapo perfecto, pero si el que complemente tus perfecciones.

 

Recuerda que aun cuando el amor te corresponda, nunca van a amarte de la forma que esperas, porque el amor no se mide. No ames si necesitas que te amen para ser feliz. Ama, si comprendes que eres feliz cuando sabes amar.

 

Entonces ya no necesitaras un día, una silla especial, una etiqueta; no serás feliz con un perfume caro, un vestido de marca o un compañero que te exhiba como su trofeo, porque sabrás cuanto vales, y no porque alguien te colgó el precio, sino porque habrás descubierto que tu valor es inalcanzable, un valor que solo pudo darte aceptarte cómo eres. Y cuando lo sabes, te levantas radiante, brillando con esa luz que solo brota de ti cuando te sientes segura, y tan cierto como la frase esconde, algún día, una de esas veces será distinto… ¿Por qué?

 

¡PORQUE TÚ ERES LA EXPRESIÓN MÁS PERFECTA DEL AMOR AL CIELO!

amigas

 

SONAJERO

¿Por quién sangras ente de lata?

¿Por quién palpitan tus venas argenta?

¿Alguien escucha el latido estridente de la súplica correr por tus arterias?

 

¿Por quién lloras alma de hierro?

¿Quién seca tus suspiros antes que tu armadura oxide y tu ser de azogue tiemble?

 

Te di un corazón llameante

Tú, una ventisca en mis ojos

¿No merecían mis lágrimas derretir tu sepultura recia?

 

Siento mis poros surfear por ríos de burla

Oigo en este silencio sórdido mi sentir vano

Es la ausencia feroz derritiendo el metal que me cubre.

HOMBRE LATA FRIDA

By Frida Cobos

ESPEJO

¿Soy está mascara colorida burlándose de mi reflejo?

¿Esa mujer que mataron ayer?

Tal vez la que soy ahora es ajena a lo que siente

 

Estar sentada sobre la duda o las respuestas es lo mismo,

dentro del espejo una lágrima igual escurre

 

¿Esa escuálida silueta soy yo?
¿Cuándo envejeció el cerezo que estaba plantado en el patio de mis alegrías?

 

Ramas vacías

llora la tierra

el agua no deja caer su savia

siento caliente la espuma de su rabia

me brota de los poros el coraje pero está es la voz que guardo

 

Una gota de lluvia surge de mis ojos y construye mares

reposo en dolor seco

sonoro

pesado

estoy sintiendo la sal por mis pies como cuando fui niña

pero saben amargas las conchitas

 

Las estrellas se han descuajado del cielo y en el suelo no brillan

son translúcidas

otras opacas

estoy mirándolas y absorben mi luz ocular

me dejan seca

y sigo saboreando el salado aire

una mujer camina en la arena

es brillante

esta feliz

de esa felicidad que espanta

entiendo las estrellas caídas

envidiosas se desprendieron

no veo su sonrisa pero oigo como retumba en las piedras

felicidad estruendosa

me creí reconocer en esa pintura

pero sigo de pie frente a mi propia muerte

 

Ella es una burla para mi poesía

No es nada ostentosa y

sonríe con esos dientes llenos de pan y membrillos

es lo que comía seguramente antes de venir a fastidiar mi tranquilidad

huele a guayaba

alcanzo a mirarle de reojo los retazitos entre los amarillentos dientes

la condenada está tan hambrienta de mi alma

que ni comer en paz puede

me irrita que solo me observe sin decir nada

 

Yo le preguntó:

¿A qué te sabe la espera?

Me dice a guayabas

 

Esas que siempre cuelgas en tu cuerpo

no creas que no veo cuando pasas desprendiendo tus mieles

la gente te oye hablar y se llena contigo sin que lo notes

ni sientes cuando te abrazo

de vez en cuando te aprieto el cuello

los muslos

y cabellos

soñando que tu dejes de soñar

pero tienes levantada la frente

guindadas entre tus raíces voluntad y fiereza

siempre me pregunto:

 

¿De donde nace tanta fortaleza?

Y entonces sonrío

 

Sonrío con desesperación oculta

esperando que dejes de esperar

queriéndote fría junto a mis costillas

oliendo tus cabellos cenizos de copal

 

Pero el día no llega

vuelves a dormir después de llorar lunas enteras

muerdes y envuelves el mundo en tu pañuelo de mujer única

Yo te lanzo alfileres al corazón y

tú sigues guardando esperanzas en tu maquillaje

se que me sientes cuando te aprieto

puedo sentir tu suplica ahogada

veo dentro de mis ojos la mueca de tu dolor y

como esbozas un suspiro de lucha

te rasguño las mejillas pero te quedas mirándome fijo y

yo enmudezco

como justo lo haces ahora

 

¿Y esto que soy te asusta?

¿No esperas por este cuerpo cada día?

¿No contestas?

Siempre es lo mismo contigo

Caigo rendida a este silencio

al fin consigues mi atención

y te esfumas

 

No tengo tiempo para jugar contigo

ve afuera

maldice tu tiempo perdido.

 

Me miraste amor

tus ojos apresaron el cielo

y me perdí

dos universos marinos en los míos

tolvanera azul de aire

y tus pupilas alegres

como estrellas encendidas

inventándome un poema

 

Escuchaste mis entrañas acuñando soles

y tuve esperanzas

que pudieras dormitar con tu luz mis sombras

como un otoño dorado

conquista un sueño

y el aroma a felicidad la tarde

 

Me elegiste amor

sosteniendo mi corazón en tus manos

dejando mi hálito herido al susurro de un respiro

celeste mirada cayendo como hojas de brisa

en el atesorado esmero que enciende el crisol apagado

 

Sonreíste con resplandor beso de mar

tu reflejo entró brillante por mis pupilas

llenabas el abismo y

cuando la espumosa arena danzaba en mis pies

olí tu perfume a café preparado

y me abrazaste

 

Rozaste mis labios

con el infinito imán de caricias

el silencio una pulcra poesía en mi oído

como una canción antigua

tu olor a semillas tostadas

revivió la ilusión perdida

en una noche azufe

que sello la entrega

con ventanas al cielo

MAR ALMÍBAR

No tienes que venir

iré a donde tus dedos acaricien agua

voy a sumergir mi canto de sombras en la diáfana luz de tu aurora

 

No necesito tus manos

para guardar misterios de luna

colmaré tu balsa con luces de felicidad instantánea

 

No quiero reflejar glorias pasadas

en liturgias que bañen cuerpos de arena

tampoco un final que delire en este destierro

habitante de mis ojos

 

Quiero ser la estrella en el horizonte que te esculpe

y que cesa tus olas

navegar apacible como veleta en la serenidad de tu mar almíbar.

1044850_329858667148813_360067120_n

By Eduardo Santiago Zamora

FRÍO

Frío, frío

nacido del néctar de tu indiferencia

amor arraigado entre sombras que pronuncian tu nombre

y vuelven cenizas la pureza del sentimiento

frío, frío espeso que baña tu cuerpo en desdén

amor dormido entre luces volátiles que secretean ausencia

en tu frágil pecho

¿A dónde vuelan las hojas del cerezo que tiene anidado pesar en tu vientre como raíces?

¿De qué sutil fragancia se jacta el jazmín para flagelar con sus pétalos filosos la raíz profunda de tu ser?

Deviene el silencio como respuesta antes que tus ojos rocen el amanecer

estas posado bajo tu reflejo transparente

y guardas tus lágrimas en gotas de lluvia

tienes los pies de niño

de niño que se anuda las corbatas aun con retazos de nubes

nubes obscuras que escuchan tu canto mudo

mientras esperas de pie que tus calzoncillos blancos

regresen al hombre que has sido

para seguir frío

frío como un hombre que deja su huella

en los ventanales mojados

y que esconde entre espejos lluviosos

el sombrío esqueleto que viste su cuerpo.

Frio

By Eduardo Santiago Zamora